4.6
(254)

Las  mejores fajas reductoras para mujer están en DIVINAS, diseñadas para reducir volumen en diferentes zonas de control, especialmente tallas de pantalón o de cintura. ¡Reducirás hasta varias tallas!

Nuestra gama de fajas de primera calidad seleccionada de las mejores marcas de fajas como Janira, Anita, Leonisa o Spanx te permitirán reducir talla mediante compresión media o compresión fuerte que lograrán un efecto increíble sobre tu figura, ¡te sorprenderás!.

Catálogo de fajas reductoras en oferta

Clasificación de las fajas reductoras

Las fajas reductoras según su efecto

Faja colombiana

fajas super reductoras

Especialmente diseñadas para reducir talla en las diferentes zonas de control

faja reductora adelgazante

fajas adelgazantes

Su objetivo es ayudarte a la perdida de peso gracias a la composición de sus tejidos.
Faja reductora moldeadora

fajas moldeadoras

Desarrolladas para marcar tus curvas y estilizar tu figura.

Las fajas reductoras según su corte

Faja reductora tipo body

Fajas tipo body

Son la mezcla perfecta de los diferentes tipos de fajas
faja reductora corte alto

Fajas de corte alto

Reducen y/o moldean hasta la zona debajo del sujetador
faja reductora tipo braga

Fajas tipo braga

Controlan especialmente la zona del vientre
faja reductora tipo pantalon

Fajas tipo pantalón

Controlan las zonas del vientre, cadera y muslos

Las fajas reductoras según su tipo

Faja reductora colombian

Fajas colombianas

Máxima compresión. Espectacular efecto reductor y moldeador
faja reductora abdomen

fajas reductoras de abdomen

Conseguirás con ellas un vientre plano
faja reductora para vestidos

fajas para vestidos

Gran efecto moldeador en prendas sin tirantes, sin espalda, sin costuras…
Faja reductora invisible

fajas invisibles

Costuras extraplanas e imperceptibles

Fajas reductoras para mujer – El complemento perfecto que se ha vuelto muy de moda

Es hora de desmitificar esos cuerpos de famosas y celebrities, esos cuerpos deslumbrantes de alfombra roja. Ellas, mujeres como tu y como yo, también tienen inseguridades como nosotras a la hora de vestir ropa ajustada y mantener las carnes en su sitio. Ya seas una chica delgada o una chica curvy al final todas tenemos esos molestos gorditos en alguna zona que nos fastidian a la hora de lucir ciertos vestidos. Las famosas obviamente también los tienen pero recurren con frecuencia a las fajas reductoras para controlar esas zonas. Las usan y mucho, aunque sea difícil de creer.

¿Quieres ejemplos? Sin problema!!!

Aquí tienes a Jennifer Lopez en el programa estadounidense «The Ellen Show» mostrando accidentalmente su faja debido sus movimientos que le levantaron el vestido mientras bailaba. JLo se dió cuenta de lo que estaba sucediendo y entre risas se acomodó la falda del vestido y siguió bailando con total naturalidad.

Otra celebrity que en numerosas ocasiones ha revelado que gran parte de su existo se lo debe a la fajas es Kim Kardashian, tal es el cariño que le tiene a estas prendas de ropa interior que decidió lanzar su propia linea de fajas reductoras.

Lo cierto es que las fajas reductoras para mujer de hoy en día no tienen nada que ver con aquellos corsés con los que apenas se podían respirar. El auge de estas prendas viene motivado por el desarrollo de nuevos materiales textiles que hacen posible el vestir estas prendas de una forma cómoda y segura.

No se trata de querer ocultar nuestros defectos o querer ajustarse a los estándares de belleza, sino de realzar nuestra propia figura, de realzar las partes de nuestro cuerpo que más nos gustan, de sentirnos un poco más cómodas con nosotras mismas a la hora de vestirnos.

El interés del público en las fajas reductoras está experimentando un auge en los últimos años, duplicando año tras año el número de ventas a nivel global. Pronto será una prenda que verás en tu armario, si es que no la tienes ya. Su uso será cada vez más común, y para muchas probablemente pasen a ser una necesidad debido a las ventajas que toda aquella que las prueba experimenta al instante.

Las fajas reductoras son prendas de cajón, que nadie ve pero a las que, fácilmente, podemos volvernos adictas y jurarles amor eterno. Ya es hora de normalizar este tipo de ropa interior con la que hacer nuestra vida más cómoda, feliz y, por qué no decirlo, esbelta.

Razones para usar una faja reductora

¿Deseas conocer cuáles son las ventajas de usar una faja reductora? No busques más, aquí podrás leer las razones por las que utilizarlas y el por qué las fajas reductoras para mujer pueden convertirse en tu mejor aliada.

  • Las fajas reductoras te permitirán bajar tu talla de ropa, incluso varias tallas dependiendo de la fuerza de la faja elegida. Las fajas colombianas con su super reducción son ideales para esto, si ese es tu principal objetivo al vestirlas.
  • Te ayudarán a sentirte cómoda y segura con todas tus prendas de ropa. En tu armario lucirán de nuevo aquellas prendas que por un motivo u otro dejaron de apetecerte ponerte, de repente, con tu faja, volverán a quedarte estupendas.
  • Las fajas reductoras alisan nuestra figura incluyendo nuestra ropa interior. Te podrás poner tu vestido más ajustado sin preocuparte de que se te marque la braguita en la cadera.
  • Los diferentes efectos, cortes de las fajas y diseños, hacen que puedas encontrar un modelo para cualquier prenda de ropa exterior que quieras lucir. Existe una faja reductora para cualquier zona que desees controlar o para cualquier zona que desees realzar. Podrás elegir entre fajas panty , fajas Bragas , Fajas de Media Piernas , fajas largas , cinturillas , etc… el catalogo es interminable, encontrarás la tuya.
  • Puede que tengas la figura más espectacular del mundo, y que aún así tengas problemas de celulitis. En este caso una faja moldeadora larga podrá alisarte la piel de naranja al recoger la zona de los muslos. Podrás vestir vestidos que tienden a transparentar un poco por su tipo de tejido sin que se te marque la celulitis.
  • A veces tendemos a ver imperfecciones en nuestro cuerpo y claro que las tenemos, todas somos víctimas de nuestro propio espejo y queremos transformarlas o por lo menos disimularlas para que nuestra seguridad sea casi intocable. Al usar la faja reductora te verás genial con ella, y por lo tanto, te ayudarán a subir el ánimo.
  • Las fajas para mujer te ayudan a rectificar la postura y mejoran tu higiene postural. Si pasas muchas horas sentada o de pie, acabas adoptando posturas que no son buenas para tu espalda y te acaba doliendo, las fajas evitan que te encorves y ayudan a que mejores tu postura. Además, una mujer erguida es sinónimo de belleza, elegancia y seguridad en si misma.

¿Funcionan realmente las fajas reductoras?

La respuesta es un rotundo SI, y además, a veces parece que sean capaces de hacer milagros. Dale al play en el siguiente video y decide por ti misma si las fajas reductoras funcionan o no funcionan.

¿Cómo elegir la talla de una faja reductora?

Es realmente importante elegir una talla correcta a la hora de ponerte tu faja reductora. Una talla más grande de lo necesario evitará que la faja pueda realizar su función, si por el contrario, eliges una talla más pequeña de la cuenta, la faja te provocara molestias en las zonas de presión, pudiendo ocasionarte heridas y rozaduras.

Si por ejemplo la faja se te enrolla, es un indicativo de haber elegido erróneamente la talla de tu faja. La talla adecuada para ti es aquella que se adapte a tu cuerpo a la perfección y que por supuesto no se mueva nada.

A la hora de elegir nuestra ropa, tendemos a pensar que si compramos una talla menor, nos ayudará a comprimir más el abdomen, la cintura o las cartucheras y aquí es donde cometemos un gran error con las fajas. Como dijimos antes, elegir una talla menor a la debida puede ocasionarnos molestias e incluso dolencias importantes.

Hay que observar con detenimiento la descripción del producto y si en él se especifica que, por ejemplo, una L equivale a una 44-46 de pantalón, tenemos que comprar la L, porque esta faja reductora ya está diseñada para reducir en esa talla de pantalón. Si compramos la M, no conseguirá reducirnos, ya que se bajará y se enrollará todo el tiempo y, en última instancia, abandonaremos y nos la terminaremos quitando para no utilizarla nunca mas.

Así que atended a lo que dice el fabricante sobre sus tallas, que además normalmente expresan sus tallas indicando dónde y cómo medir para relacionar la talla a elegir con tus medidas. Es la mejor forma de no equivocarse, sobre todo para las primerizas.

¿Cómo ponerse y quitarse una faja reductora?

Puede que parezca una pregunta un tanto elemental, pero hay unas directrices que se deben seguir a la hora de enfundarse una faja. Si nunca tuviste una faja y piensas comprar una, no está de más que leas estos consejos para conocer como colocártela correctamente. Si por contrario ya has vestido varias, verifica aquí si te has estado poniendo tus fajas adecuadamente.

Te dejo algunos consejos o principios básicos para ayudarte a colocarte la faja con una mayor rapidez y evitar romperla o dañarla.

Cómo ponerse una faja tipo panty

En primer lugar debes identificar la parte delantera de la prenda. Puede que esto sea sencillo para una faja completa que sube hasta el pecho, pero para una faja tipo panty no es tan fácil ¿cierto?

En segundo lugar, no debes tocarla con las uñas, o al menos evitarlo en la medida de lo posible. No tires con ellas y sobre todo no trates de rozar las partes delicadas de la faja con las mismas. Utiliza las yemas de los dedos parar tirar de la faja y colocártela en su sitio.

Por último, debes evitar que se produzcan enganchones a la hora de tratar con la faja.

Estos consejos para colocarte este tipo de fajas es aplicable a todos las demás.

Cómo colocarse un body y/o camisetas reductoras

Para colocarte una camiseta reductora o un body, sigue los siguientes pasos:

como ponerse una faja reductora tipo body
  • Estando de pie coloca las piernas paralelas a la cadera e introduce los pies en los huecos para las piernas. Es mucho más sencillo hacerlo de pie que estando sentada.
  • Con firmeza agarra la faja por su parte media. Tira de ella hacia arriba, hasta colocarla en tu cintura en su posición. El agarre debe ser firme, pero no debes tirar con fuerza.
  • Ahora sube la prenda hasta que no puedas más hasta por debajo del pecho, asegurantdote de que la parte trasera de la faja queda completamente lisa y sin arrugas.
  • Por último, pasa los brazos por las mangas en caso de las camisas reductoras o por los tirantes si se trata de un body.

Cómo ponerse una faja tipo pantalón y de corte alto

Vamos ahora con las fajas tipo pantalón hasta las de corte algo:

Como ponerse una faja reductora tipo pantalón
  • Esta prenda también se coloca de abajo a arriba.
  • Mete las piernas por los agujeros de la faja.
  • Antes de tirar hacia arriba, puedes enrollar la prenda para poder agarrarla por los laterales. Esto te ayudará a tirar mejor, con mayor firmeza y evitará que dañes la faja.
  • Ahora sube los panties mientras vas desenrollando.
  • Asegúrate de colocar bien ahora la faja, mira que los glúteos están donde le corresponden..
  • Por último sube el panty hasta debajo del pecho si es de corte alto y finaliza la operación haciendo uso del cierre si es que tu prenda lo tiene.

Cómo ponerse una faja completa

Turno ahora para las fajas completas. Recuerda que no debes tocar los tejidos con las uñas o al menos evitarlo todo lo posible.

como ponerse una faja reductora completa
  • Nos colocaremos la prenda de abajo a arriba, empezando por introducir las piernas por los huecos designados para ello.
  • Lo siguiente es agarrar firme la prenda y subirla hasta las rodillas. Lo ideal es que el agarre lo realices por los laterales de la faja. Es importante que notes que el tejido queda estirada en toda la zona de la pierna. Esto será indicativo de que hasta ahora te has colocado la faja correctamente. Ten en cuenta que todo lo que no subas ahora, te costará el doble subirlo más adelante.
  • Ahora, siguiendo el mismo procedimiento sube desde las rodillas hasta la cintura. Recoloca la faja perfectamente, dejando los glúteos en su posición correcta.
  • Debes ahora subir la prenda hasta debajo del busco. Haz ahora uso de los cierres si los hubiera y asegúrate que la zona de la espalda queda completamente lisa.
  • Por último introduce los brazos por los tirantes o mangas.

¿Cuál es el mejor tejido para una faja reductora para mujer?

Una faja reductora debe estar hecha de un material que sea resistente, que no pierda su elasticidad con el paso del tiempo y, a su vez, debe permitir que nos movamos con libertad. Además no debe producir heridas o rozaduras, debe ser respetuosa con nuestra piel.

Lo cierto es que la variedad textil que existe hoy en día es inmensa y, en el mundo de las fajas, es más complicado aún. No solo es cuestión del material del que esté hecho la faja, que en muchos casos depende de la mezcla de varios textiles en diferentes porcentajes, si no que también depende de la tecnología que se aplique a los mismos. Casi todas las marcas tienen varias tecnologías patentadas que harían interminable reproducir una lista aquí

Además, también depende en gran medida del propósito para el cual ha sido diseñada la faja reductora. Por poner un ejemplo claro, no es lo mismo una faja reductora adelgazante para hacer deporte, que una faja reductora moldeadora para lucir un vestido, lógicamente pese a ser ambos corsés fajas reductoras, son tejidos que van a ser muy diferentes. Es lógico pues, considerar cada tipo de tejido y tecnología dentro de su propia clasificación dentro las fajas reductoras.

Más arriba en este mismo artículo encontrarás esta clasificación de las fajas reductoras donde podrás encontrar más detalles sobre esta cuestión en particular en cada uno de sus apartados.

¿Puedo dormir con la faja reductora puesta?

Si, puedes dormir con la faja puesta, pero no es algo que sea recomendable por varios motivos que pasamos a contarte:

  • No es cómodo para dormir, por lo tanto, puede que no descanses bien durante la noche.
  • La piel necesita respirar, es necesario para la regeneración de los tejidos, y para que la piel se pueda desprender de aquello que ya no necesita.
  • Puede ocasionar mala circulación sanguínea, debido a la compresión que ejerce sobre el cuerpo durante períodos tan largos.
  • Estar excesivo tiempo con la faja reductora puesta puede terminar resultando en debilidad muscular, ya que la faja evita que los músculos tengan que contraerse, y realizar el trabajo por el que existen, para mantener la postura. Este abuso, a la larga, crearía flacidez en el abdomen.
  • Puede provocar malestares estomacales como estreñimiento, acidez o gases debido a que la faja comprime el abdomen durante mucho tiempo en caso de que la uses mientras duermes además de diariamente.

En DIVINAS no vemos útil para nada esta práctica, a menos que sea con fajas con un nivel mínimo de compresión y siempre por motivos médicos, los cuales obviamente deben estar definidos por tu médico.

Por otro lado, en muchos sitios webs recomiendan el uso durante la noche de las fajas reductoras moldeadoras fuertes para que consigan moldear tu figura de forma permanente. Pero esto es algo realmente poco recomendable que te puede ocasionar problemas graves de salud debido al desplazamiento de órganos y la debilidad muscular que ocasionan. Desde DIVINAS no recomendamos estas prácticas, y mucho menos realizarlas al dormir.

¿Cada cuánto tiempo se ha de lavar una faja?

Depende de cuantas horas usas tu faja diariamente. Para que te hagas una idea, si usas tu faja entre 6 y 8 horas diariamente deberías lavarla cada dos o tres días como máximo.

La faja debe tener un correcto secado al aire libre como explicamos en el punto siguiente, por lo tanto, es recomendable disponer de un recambio para tu faja si es que tienes la costumbre de usar fajas a diario.

¿Cómo lavar una faja reductora?

Toda faja de compresión, como cualquier prenda de vestir, termina impregnándose de nuestro propio sudor, debiéndose entonces, como es normal, lavarse. Esto es aún más obvio si se trata de una faja reductora deportiva o adelgazante, que precisamente están diseñadas para generar un calor extra en la zona media del cuerpo para expulsar toxinas del cuerpo y el exceso de líquidos.

Por lo tanto, si quieres que tu faja reductora te dure por mucho tiempo en buenas condiciones manteniendo su color y elasticidad, debes evitar las manchas y olores a causa del sudor y los malos cuidados.

La frecuencia de lavado dependerá de cada una de nosotras, de la cantidad de sudor que genere nuestro cuerpo y de la frecuencia con la que la usemos. Lavar la faja muy a menudo desgastará su tejido rápidamente, mientras que dejarla sin limpiar por más de una semana puede provocar que ésta te cause picores y sarpullidos en la piel, acortando además el tiempo de vida de la misma.

Desde DIVINAS aconsejamos siempre leer las indicaciones del fabricante sobre el lavado de la faja, porque algunas pueden ser un poco particulares para su lavado, pero como normal general puedes seguir los siguientes consejos para no tener problemas con el lavado de tu faja.

  •  Usar Jabón Suave con pH neutro para lavar tu faja

Este tipo de jabones no irritan tu piel ni tampoco dañaran tu faja. Como sustituto de este tipo de jabón puedes utilizar también champú o agua limpiadora. Son productos que podrás conseguirlos sin ningún problema por internet o en tiendas de limpieza facial.

Para el lavado, prepara un recipiente con agua tibia al que le agregarás el jabón y disolverás adecuadamente. Esta agua jabonosa es perfecta para limpiar tu faja sin dañar sus tejidos. Simplemente dale un buen enjuague en el recipiente.

Bajo ningún concepto debes utilizar productos como la lejía o el cloro, ya que son productos muy fuertes que dañarán el tejido de la faja por seguro. Además estos productos harán que tu faja pierda brillo, color, elasticidad y firmeza.

Para finalizar, cambia el agua jabonosa del recipiente por agua limpia para enjugar de nuevo y eliminarle el jabón. Tendrás al fin tu faja limpia.

Si lo deseas, en este último paso puedes agregar suavizante, pero deberías repetir este proceso una vez más sin el mismo.

  •  Lava tu faja reductora a Mano

Para lavar a mano tu faja debes usar una toalla mojada en agua jabonosa y pasarla suavemente sobre la misma. Debes hacer este proceso hasta que el sudor seco y el olor queden totalmente eliminados de la prenda. Si tu faja tiene alguna mancha, deberías sumergirla en agua jabonosa y frotar con tus manos siempre muy suavemente.

Nunca uses esponjas para lavar la faja porque seguramente la dañen, y mucho menos uses cepillos. Tanto la esponja como los cepillos pueden sacarle pelusillas a la faja haciéndola lucir vieja y desgastada. Otro efecto de usar estos objetos es que pueden reducir el grosor del tejido, volviendo la prenda frágil y fácil de romper.

Y si no puedes usar ni esponjas ni cepillos, mucho menos la lavadora. El fuerte movimiento que la lavadora aplica al lavar para asegurar la limpieza es demasiado fuerte para la faja, así que probablemente te encuentres la prenda con daños irreparables si decides usarla, con la estructura interna quebrada o con rotura de las costuras. Este efecto es mucho más agresivo si encima usas agua muy caliente. Así que el uso de la lavadora queda completamente descartado.

  •  No debes exprimir la faja para eliminar el excedente de agua

Ciertamente las fajas son unas prendas que no nos lo ponen fácil a la hora de limpiarlas. Si anteriormente hemos dicho que no es conveniente el uso de esponjas ni cepillos y mucho menos usar la lavadora, tampoco se puede exprimir el tejido para sacarle el agua una vez que la has enjugado o lavado a mano.

La consecuencia de exprimir tu faja para secarla es que provocaras que termine perdiendo su firmeza y por lo tanto, acortarás notablemente el tiempo que podrás usarla.

Para eliminar el excedente de agua tu mejor opción es usar una toalla seca y presionar con ella la faja. La presión expulsará el agua y además la toalla absorberá el resto del agua. Esto hará que el tiempo de secado de tu faja sea mucho más corto y además la prenda no tome malos olores.

  •  Usar Aire Fresco para secar

Para secar la faja, debes ponerla en un lugar donde reciba aire fresco que le permita secar rápidamente e impida que contraiga olores debido a la humedad. Lo ideal es colgarla de dos ganchos o perchas para que mantenga su forma y evite que se deforme.

Si quieres evitar posibles decoloraciones de la faja, no la expongas al sol durante el secado. Además, si la prenda está realizada en materiales delicados como el látex corres el riego de dañarlos. El sol puede generar la rotura de su estructura interna y hacer que pierda elasticidad. Al final lo que se provoca es el acortamiento de su vida útil.

No debes utilizar bajo ningún concepto aparatos como la secadora debido a que el calor puede encoger la faja. Además, la secadora, con sus constantes golpes puede dañarla incluso más que un lavado en lavadora. Si necesitas un secado rápido puedes usar un secador de pelo con su intensidad de secado al mínimo y, si es que te lo permite, usar aire frio.

Una vez seca no debes planchar tu faja. Como se ha dicho ya anteriormente, el calor puede dañar los tejidos, y la plancha aplicaría un calor extremo que podría derretirla.

  •  A tener en cuenta al guardar tu faja

Es posible que tu faja tenga una estructura interna firme que dificulte o impida doblarla por ciertos sitios, en estos casos debes seguir su forma natural y no forzar al tejido a doblarse por donde no debe para no deformarlo.

Si tu faja reductora tiene ganchos debes cerrarlos para impedir que estos se puedan engancharse con otras prendas o consigo misma y puedan dañarse o descoser el tejido.

Al guardarla es necesario tener un sitio donde no le de la luz directa del sol. Como se mencionó antes, la luz directa del sol puede decolorar la prenda perdiendo así su vistosidad y calidad.

Compra en oferta las mejores fajas reductoras para mujer del 2021

Y ahora que ya sabes todo lo que tienes que saber sobre las fajas reductoras ¿Qué te parecería hacerte con la mejor faja reductora del mercado al precio más económico? Te dejo con los modelos mejor valorados por los compradores de Amazon, muchos con envío gratuito y en un plazo de 24 horas. ¡Lucirás divina!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.6 / 5. Recuento de votos: 254

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.